De cómo un puesto ambulante está mejor administrado que la Cineteca Nacional

Compré 22 películas en un ataque compulsivo. Por suerte fueron piratas. ¿Eso me acerca a dios? Entre ellas está Mi tío de Tati (¡Hey, Santi!). La trilogía de Orfeo de Cocteau. Una de título borroso. Payasos de Fellini. Y así, locuras.

Esa del título borroso la escogí por su posición en el estante. Entre Resnais y Fassbinder nada malo puede haber.

*** Algunas cosas que se acabaron para siempre.

Los abrecartas. Los niños que se rasgan los ojos para ver a su gemelo chino. Los diez lentos y grandes tocadores. Los fenómenos de circo. Los técnicos especialistas en moviolas. Los buscadores de auténticas gangas y baratijas. Las fotos retocadas a mano. Los caballeros. ¿Ahora quién las preferirá rubias?
Publicar un comentario

El analfabeta político / Bertolt Brecht

El peor analfabeta es el analfabeta político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida, el precio del frijol, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones políticas.
El analfabeta político es tan ignorante que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la mujer abusada, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Insiste

....