----------------------------------------------- */ Blog de Luis Ricardo Ramos: diciembre 2007

El amor en los tiempos del cólera


La escritura a partir de imágenes (un paraguas rojo volado por el viento, una carta interminable a la amada sólo vista una vez, una noticia interruptora de coitos, un hijo metiendo a la casa a su madre anciana, ya loca, sobrepintada de rubor y labios rojísimos; un crucero vacío navegando río abajo sin tripulantes, un empleado izando la bandera gringa)
Todo tan García Márquez y García Márquez ahí mismo en los detalles apenas exageradísimos (las quinientas amantes) y los rasgos de carácter ("me caso contigo pero no me hagas comer berenjenas", aquel doctor que toca los senos de la paciente para oír su corazón), las canitas pintadas con gis, el loro que habla inglés en Cartagena, los boleros de Shakira antes de la invención del bolero, Ana Claudia con la peluca de su abuelita y Bardem con los lentes de Pasteur. Ahí está el olor de la guayaba y la América maravillosa.
Y sin embargo.

Por una cabeza

Damas y caballeros, he encontrado un empleo

Además... Me dio de alta el siquiatra. Salí del CUEC por fin, con un examen al que fueron gente muy querida, incluido Roberto Fiesco. Mi libreta sacó un modesto segundo lugar en el concurso Muestra tu Moleskine, dotado con Mil-pesos-Mil en productos de librería y el guión de Raúl Fuentes (Todos tienen a alguien en el mundo menos yo) está en la terna para la ópera prima del CUEC... Si todavía queremos tentar más a la diosa fortuna, estoy llamando a Dagmar Ruiz con la respuesta correcta de su trivia. "Ray Charles exigía que le pagaran en billetes de un dólar".

El góber precioso

"La tortura no es más que un procedimiento ilegal, pero no se puede desconocer que a través de ella se puede llegar a la verdad” Ministro de la Suprema Corte de Justicia Salvador Aguirre Anguiano, el día que libró de toda responsabilidad al góber precioso.

"No hubo tortura a Lydia Cacho, (porque en presencia de sus captores ilegales) incluso se comió un pollo entero". Blanca Laura Villeda, procuradora de justicia de Puebla.

"Una sesión (en la que la Corte decretó que Marín no violó las garantías de Lydia Cacho) de mucha enseñanza para los que seguimos de cerca el derecho..." Ricardo Velázquez, defensor de Mario Marín, pagado con el dinero de los poblanos

No podía dejar sus ganglios en paz. Era toda una linfómana.

***

Archivo en precipicio