----------------------------------------------- */ Blog de Luis Ricardo Ramos: marzo 2007

¿Quieres estelarizarlo?

Estoy viendo lo de un corto en la casa de Ireri.

-Ok, quién va a salir. De qué trata.

Es un corto circuito.

Peor imposible

Hace muchos años creía imposible que el agua pudiera embotellarse y venderse como un refresco. En esa época se decían cosas como "a nadie se le niega un vaso de agua".

Apuesto a que muy pronto los escritores venderán el conjunto de su obra escrita por adelantado, los artículos, los cuentos. Pero también el conjunto de su obra oral. Se venderán en paquete las ponencias, las conferencias de prensa y las clases; todo tendrá copyright, hasta las llamadas telefónicas.

Luego se venderá el conjunto de las ideas, desde la primera al levantarse, todo lo que piensen será propiedad de una editorial.

-estamos trabajando en un nuevo mono. ya nadie me recuerda como monero. pero lo soy.

Estos años he tenido poco tiempo

***

-Ja, ¿ya vieron sus corbatas?

-Sí, están horribles, verdad.

-No es que estén horribles; mirenlas, son igualitas. Parece que se las hubiera regalado el jefe.

-¿No sabías? Ahora nos obligan a usar uniforme.

El color de los olivos

El debut de Carolina Rivas, con "El color de los olivos" es una denuncia documental del acoso del ejército israelí a una familia palestina, cuya huerta ha quedado aislada de la comunidad de Masha por el muro sionista. Decía el diario del festival internacional que esta película no tenía nada que ver con el conflicto israelí-palestino. Decían también que este documental no era político. ¿Pero qué más político que el acoso militar al hogar y qué más bélico que forzar a una familia a desplazarse?

El color de los olivos también es un posible atisbo en el espejo desde donde ver los cortos ficcionales cuequenses de Carolina. El padre que carga a su hijo, en un esfuerzo más grande que él, por el desierto mexicano de Zona cero (2004). El hombre que cae del balcón (lo obvio, lo obtuso) de su primera ficción de 2002 y así.

Ahora las jirafas disecadas como intento último de devolver la alegría de los niños; pero también el canto de amor declamado a su país ("verde como el color de los olivos"), que no es otro que la huerta que aman, que los alimenta y de la que no se habrán de desprender ni el padre Hani Amer ni sus hijos, ni las mujeres palestinas que elegirán como esposas para defender juntos la patria.

La página oficial de la película.

El Ficco 2007

La obra origen: El intocable. La obra escándalo: Princesas. La clase magistral: ¿Dónde yace tu sonrisa escondida? Lo rudo: La maldita seguridad privada en Antara. Uno esperaba un bombazo terrorista en cualquier momento.

Lo súper: Llenazos en varias funciones, un público creciente, constante y fiel, aunque sólo sea para Lynch, Von Trier y Kaurismaki.

Archivo en precipicio