Heroica Puebla de Zaragoza y de Los Ángeles

En Puebla tenemos al crítico de cine que habla de las películas que no ha visto. Por nuestros portales deambula un mimo borracho que cuando se cansa, habla. Nuestra ciudad tuvo alguna vez tantos cines como la ciudad de México. Sus dueños eran un par de gángsters: Jenkins y Espinosa Yglesias, hoy en día venerados como santos benefactores, con fundaciones y calles a su nombre. En Puebla estuvo el primer teatro de América, pero no hay una sola sala de cine, ni un solo teatro que no sea comercial.

Nuestra ciudad asiló de brazos abiertos al odioso sha de Irán y recibió en la catedral al ejército invasor norteamericano de 1847.

Aquí se organizó el congreso de obispos que quitaría del centro de la doctrina de la iglesia a la gente, sus preocupaciones y su pobreza, para devolverla al oscurantismo y la opacidad de la Edad Media (1979). También aquí cerca, en Tehuacán, se permite dar misa al cura Nicolás Aguilar, buscado en Los Ángeles por pederasta. Mientras tanto, la Universidad Autónoma de Puebla ofrece su primer diplomado en Astrología ("Conócete a ti mismo") y esto leen mis paisanos en el café.
Publicar un comentario

El analfabeta político / Bertolt Brecht

El peor analfabeta es el analfabeta político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida, el precio del frijol, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones políticas.
El analfabeta político es tan ignorante que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la mujer abusada, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Insiste

....