Historia del chiste del perico

El director de este corto, cuyo nombre debemos recordar desde hoy (nah), había ganado el único premio de todos los mexicanos en el festival de Cannes. Y todo iba muy bien, el tono cursi, el letrero doble vista, el tono paternalista, el mensaje ñoño, la música prestada de "El cartero de Neruda", los votos a raudales de quinceañeras y madres de familia; todo iba muy bien hasta que empezó a ir mucho mejor. Y este directorzazo, injustamente ninguneado en su país, saltó al salón de la fama de México, donde sólo titanes del calibre de Roberto Madrazo y su atajo en el maratón de Berlín, o la selección cachirul previa a Italia 90, han sabido llegar. La historia por la que se adjudicó el crédito y el premio, y todas las loas a su falsa poética de la sencillez, era en realidad un múltiple plagio en cuatro bandas a un cortometraje idéntico español, a su vez reproducido hasta la náusea en powerpoints de spam y originado en primera instancia en la cabeza de un publicista italiano ya diez años atrás.

Las justificaciones y los sueños de este artista del refrito no sé si guardármelas para disfrute personal. Que si después filmaría con Gael, que si le dio un giro local a la historia ajena (desde luego agregando melcocha y buscando la expresividad en el tenis roto, el burgués bueno que ayuda al pobre tonto, etcétera etcétera etcétera) son todas de antología. El tipo me ha hecho el día.

Hombre, pero si todos los días se hacen adaptaciones. -Argumenta mi paisano-. Y uno puede, como quien no quiere la cosa, olvidarse de dar crédito a las ideas de la gente, porque, seamos sinceros, toda la gente cuenta el chiste del perico y nadie los llama plagiarios.
Publicar un comentario

El analfabeta político / Bertolt Brecht

El peor analfabeta es el analfabeta político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida, el precio del frijol, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones políticas.
El analfabeta político es tan ignorante que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la mujer abusada, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Insiste

....