----------------------------------------------- */ Blog de Luis Ricardo Ramos
Hay que respetar el dolor ajeno. Guardar un silencio prudente. Y al mismo tiempo parar al que miente diciendo que el que fue un ladrón no lo fue.

Archivo en precipicio