----------------------------------------------- */ Blog de Luis Ricardo Ramos: 2009

La fiesta de la hispanidad


Hace muchos años, tres carabelas se estacionaron en las albercas (piscinas, dirán ellos) del Parque España II. Los tripulantes saludaron a una rana americana -que, claro, quedó con la quijada abierta de la emoción- y desembarcaron para departir en una colorida y folclórica fiesta: la fiesta de la Hispanidad.

¡Tierra a la vista! ¡Bienvenidos visitantes!

Estrenaba una Olympus XA con película china



Y estaba en Tlatelolco, rumbo al curso de cine en dos días, de un gringo que representa todo lo contrario de lo que a mí me ha gustado siempre de un curso de cine. El gringo es práctico, no hace grandes referencias a grandes películas, le parece que a la primera película de Jarmusch le faltan close ups.

Quizá, si hubiera estado en mi ciudad, me habría salido bastante rápido por un café que durara los dos días del curso. Pero estaba en Tlatelolco y había pasado muchas horas en autobús para llegar ahí. (Tampoco conozco una buena cafetería cerca). Estaba emocionado tomando fotos blanco y negro con la Olympus XA. Me quedé a escucharlo hasta el final y vi bien claro lo que me falta a mí para hacer una película: Ponerlo tan fácil como este gringo.

Lástima que algunos somos cobardes y complicados.

Aquel famoso café

Mi abuelita, cada tanto, recibe la visita de sus sobrinas. Ellas, como los reyes magos, le ofrecen, a guisa de obsequio, un combo de quesadillas y memelas.  Cada quien tiene en mente lo que puede ser un buen obsequio. En este caso, las memelas son grandes plastas de masa de maíz fritas en manteca de cerdo, con salsa y queso. Ella nunca hace gran halaraca de estos almuerzos. Más bien prefiere llevar un perfil modesto, también alimentario.





Luego de una de esas bacanales de memelas y quesadillas de chicharrón, mi abuelita entró a la casa y eructó de una manera profunda, llena de sabor, justo enfrente de mí.

Intuyó mi sorpresa --y el súbito alejamiento-- y sintió que se debía justificar.

--Es que me cayó pesado el café, me dijo.

Seguro que sí, abue, seguro que sí.

México tiene remedio

Ayer salió una escandalosa nota en Milenio en la que presentan a Andrés, hijo de López Obrador como el poseedor de unos tenis Louis Vuitton y como un junior aficionado a los yates.




***

Periodismo. Cuestionar quién dice la información. El asunto de los tenis se encontró huzmeando en el facebook de los hijos de AMLO, no en el facebook de los políticos y periodistas realmente ricos de este país. Dañar a AMLO, porque toda la credibilidad de Milenio, de Carlos Marín y Ciro Gómez Leyva se juega en el caso López Obrador. Si resulta que AMLO tiene razón, y una mafia controla el país --como la realidad parece indicar--; ellos, que se la jugaron con todo por Felipe Calderón y por Fox, son unos mercenarios. Y un periódico abiertamente vendido, es un periódico que, por definición, ya no se puede seguir vendiendo.

***
 Ahora sí, hay funcionarios que ganan 600 mil pesos al mes y empresas que pagan 100 pesos de ISR.  ¡Al diablo con sus subidas de impuestos!

11:18


Cargado originalmente por BrokenWing739

Un amigo nos contaba que participó en un concurso contra la piratería, organizado por la cadena Fox. Su proyecto trataba de unas cucarachas y algo más, que no recuerdo. Seguramente equiparando el delito de no pagar licencias con la condición de cucaracha; también llamada cucarachez. El amigo confesó, sin darle mayor importancia, que su producto audiovisual había sido editado con software pirata.

***

Un fotógrafo doctor, especialista en diabetes, despotricaba contra alguien que había tomado una de sus fotos de flickr y la había usado para ilustrar un post. De la misma manera en que yo lo hago con la foto de las 11:18 sobre este texto. El fotógrafo doctor llamaba ladrón a quien había tomado esa foto sin permiso.

Yo le pregunté al doc. ¿Usted bajo qué licencia comparte su material? ¿Que le den crédito, que no la modifiquen, que no la usen con fines comerciales?

--Bajo ninguna, me respondió indignado. "A mí me gusta que acudan a mí y me pidan mis fotos".

Pienso ahora: quién le va a pedir sus fotos si usted insulta y llama ladrones a los que las han usado. Sobre todo, si usted no avisa que está dispuesto a compartirlas.

***

La foto que ilustra este texto está a disposición de todos ustedes, para ser reproducida sin modificación,  dándole crédito al autor y sin fines comerciales; bajo una licencia de Creative Commons. Igualmente, todo el contenido de este blog y todo lo que mi alter ego de internet ha subido a flickr.


Si algún lugar le da esperanza al mundo, el lugar es este, nuestra América. ¿No es cierto que todo cambia? ¿Verdad que ya cayó?

Mackenzie y Fendrik: brotando

Jorge Ayala Blanco/ Cinelunes exquisito

1. LA COMEDIA CARNICERA. En Un seductor irresistible (Spread, EU, 2009); quinto filme del ascendente escocés medio literario medio erotómano de 43 años aquí inédito David Mackenzie (El joven Adán 03, Espiando un.deseo 07), con guión de Jason Dean Hall, el vividor de mujeres extrañamente archiguapo que Nikki (Ashton Kutcher) se liga en una fiesta privada a la solitaria espiritifláutica abogada millonaria madura Samantha (Anne Heche), se gana con sabiduría sensual sus exquisitos favores económicos y confianza, se apodera de su regia mansión y resiste bofetadas femeninas por organizar una fiesta loca de piscina en su ausencia donde había reciclado eróticamente por simple deseo de humillarla a una infeliz Emily (Rachel Blanchard), pero un buen día se obsesiona con la linda joven mesera rechazante Heather (Margarita Levieva) que también explota ligues (con mayor discreción) y, cuando ya vagaba sin techo expulsado por Samantha y repudiado tanto por Emily como por el amigo harto Harry (Sebastian Stan), le ofrece refugio en su covacha e involucramiento sentimental sólo para reconocer juntos lo insostenible de su amor-pasión ya en la práctica y lo inexorable de su separación dolorosa. La comedia carnicera hace con oblicua sutileza el bárbaro corte transversal de un suÍltuoso e inclemente Los Angeles moderno al sondear el mundo del sexo postSex and the City donde todos viven encandilados por los privilegios ajenos y a la deriva de sus propias insatisfacciones eróticas y sus carencias afectivas, contemplando el fracaso de cualquier hedonismo y desmenuzando la nueva manía compulsiva del seudorromance en crudo (antirromántico, antiamoroso) y en desalmado. La comedia carnicera se desmarca de toda posibilidad o asomo de glamour hollywoodense gracias a los casi cómicos desmentidos al monólogo en off del héroe (que ingenuamente nos confesaba sus infalibles secretos para conquistar féminas en la banda sonora) y a diálogos descarnados a cortanavaja, todo eso enmarcado en una cálida aunque severa fotografía al esti-. lo iraní del veterano Steven Poster y afectado por el rigor de una elíptica edición de Nicholas Erasmus sin rodeos ni regodeos.   




La comedia carnicera rompe con todos los ensoñadores estereotipos que han rodeado el trabajo de los gigolós en el cine clásíco, sean los cínicos (Lubitsch), los encantados (Edwards), los metafísicos (Gigoló americano de Schrader 80), o vulgares (Shampoo de Ashby 75), sometiendo al mismo tratamiento de escalpelo psicosocial tanto a las hembras (esa Samantha perdonavidas ruca enteca haciéndose una operación para rejuvenecimiento de vagina, esa Emily vuelta lesbiana indiferentemente cruel, esa heroína capitulando en todos los órdenes pobrediablescamente convencionales, como al machito en última maldita instancia demasiado frágil y obnubiladamente sensible, desnudando la miseria humana bajo las estrategias de seducción (de doble filo) y 1os fingimientos.

La comedia carnicera confiesa su impotencia para dilucidar dónde quedó la verdad entre el amor y el dinero, entre el cazador vuelto presa y la falsa presa conscientemente cazadora y (auto)explotada, entre el vicio depurado y la virtud desalmada. Y la comedia carnicera hace brotar e instalarse un malestar desazonante al igualar al héroe con el repartidor de víveres a quien despreciaba en la barra del bar, inerme ante las mujeres-sapo que han aprendido ya a devorar humildes ratoncitos que aún menean la cola.



II. EL CUADRO FAMILIAR ENSANGRENTADO. En La sangre brota (Argentina, 2008), segundo filme del polémico autor total de 35 años Pablo Fendrik (tras su premiadísimo El asaltante 07), el contenido taxista sexagenario porteño que se la pasa escuchando grabaciones relajantes y se enerva con el humo del cigarrillo Arturo (Arturo Goetz brutalmente sobrio) recibe el telefonema de un hijo huido a Estados Unidos que le pide con apremio dos mil lucas (dólares) imposibles de reunir en poco tiempo, sobre todo debiendo enfrentarse a la egoísta esposa jugadora compulsiva de bridge Irene (Stella Galazzi, ajadísima) que se niega a ceder los ahorros escondidos en su habitación ("Ni lo pensés") , tolerar a clientes pantagruélicos que sólo quieren usarlo para encargos delincuenciales (que él acepta) y disputarle la fortuna marital (finalmente saqueada) al quinceañero hijo vago deambulatorio Leandro (Nahuel Pérez, Biscayart eliakazanesco) que se la pasa planeando en negocios de droga para largarse esa noche a Punta del Este, escamoteándose de una novia semiputa semiasesina demasiado estorbosa (Guadalupe Docampo), llegándole a la omnicodiciada puberta repartidora de propaganda callejera Vanesa (Ailin Salas tan precozmente salaz cuan adorable) e intentando robar a su padre únicamente para comprobar por qué escapó tan lejos el hermano mayor.

El cuadro familiar ensangrentado se enfrasca obsesivamente en acosadores planos muy cerrados en perpetuo movimiento de una cámara en la mano, planos extremos, embarrados, de intensidad descompuesta, viscerales, sórdidos, en forcejeo constante con lo mostrado, como atisbados apenas, urgentes (sin que se adviertan muy bien las razones de esa urgencia), con frontgrounds desenfocados y confusos a rabiar incluso al nivel informativo o simplemente anecdótico.

El cuadro familiar ensangrentado se concentra en el minimalismo narrativo de unas cuantas horas de una sola jornada, como ya lo hacía El asaltante, también interpretada y centrada en los supremos recursos histérico-histriónicos del mismo actor maduro Goetz medio sensacional medio podrido tras sus gafitas de John Lennon. El cuadro familiar ensangrentado disemina secas escenas shocking con el fin de crear un clima hostil de tenaz perversidad y derrumbe de valores morales en un Buenos Aires actual sin cesar recorrido en taxi o a pie: miseria humana de la madre arreglacelulares que trata de abandonar a su insufrible bebé perpetuo en un basurero, descomposición humana de los chavos ligadores adivinando perversiones y onanismos de quienes pastan como ellos en el parque, mezquindad humana de los apostadores profesionales de naipes, desamparo inhumano del viejo enamorado rastreador de la chavita, inermidad enorme del héroe homologado a un mastín vigilante al apoderarse de fajos de billetes marcados en un casillero público.

El cuadro familiar ensangrentado consagra súbitos derramamientos de sangre que van desde la paliza excesiva que recibe un gritoneante joven bravero por parte de un chofer irascible hasta la feroz moquetiza que propina el taxista a su vástago ya tumefacto luego de atropellarlo con su auto para dejarlo reptar medio muerto, y pasando por la mordida chorreante a la que se hace acreedor en pleno besuqueo nuestro abusivo paladín del amor adolescente de parte de la chamaquita empastillada por celos homicidas a través de su Coca Cola, y el cuadro familiar ensangrentado se refugia en la irracionalidad del desahogo, así como el chavo vencido en su novia antes rechazada y la imagen en un fundido en negro.

Este panoramón

Ayer, sin proponérnoslo, hacíamos una alentadora quiniela. Al parecer nadie tiene buenas expectativas de la situación de nuestro país. Las posibilidades que enumeramos fueron.
  • Estallido social próximo.
  • Estallido social próximo con narcoviolencia.
  • Estallido social próximo con represión militar y policiaca.
  • Estallido social próximo con intervención de guardias blancas y grupos paramilitares al servicio de caciques y grupos fácticos.
  • Aparición de medios de comunicación populares, movimiento social organizado, presión para elecciones limpias en 2012 y convencimiento de los movimientos sociales de ir juntos a la elección. Transición democrática. Ja, este último inciso me lo acabo de inventar.

El día que me quise amparar contra el EFICINE: Cabeza de buda

El zombie Videocine, filial para bodrios cinematográficos de Televisa, ha recibido un aliento vital con el EFICINE —el artículo 226— que permite a cualquier empresa en México, deducir de sus impuestos el dinero que aporta a la producción de una película, al 100%.

De modo que se lanzaron a realizar la caricatura de su pobre vida telenovelera, con ánimos de profundidad ("me encanta ser profunda") y un elenco encabezado por el primer actor y gurú del CEA Eugenio Cobo, en el papel de sí mismo, dando cátedra doquiera que va.


Kuno Becker y Silvia Navarro en Cabeza de Buda.

El patetismo autorreferencial narra la historia de un actorcete de Televisa (Kuno Becker, gritando) animado por su frívola bailarina compañera (Silvia Navarro, bailando en Medium Close Up, incapaz de alzar una pierna) a curiosear y ser perseguidos por 4 fans en la Lagunilla, para descubrir, a la vuelta de la esquina en el primer bazar, al falso gurú, coleccionista Doctor Psiquiatra (Eugenio Cobo, con sonrisa de Siddharta eterna) pujando por la cabeza tallada del título. Silvia gana la puja y Kuno paga. A la salida, Don Kuno lanza un budazo en la cabeza —suficiente para matar— al primer ladronzuelo inepto que los amenaza con una fusca. La culpa, a su vez, invade al insomne Kuno, quien cae en la cárcel, siente que el Buda se burla de él, conoce el amor con una gordita ángel (Irán Castillo), única fotógrafa en la ciudad, que lo saca del bote; se reconcilia con la madre del ladroncillo sarniento y recibe finalmente el consuelo al encontrarse y trabar amistad con un niño que juega a los piratas en la sala de espera exterior del Doctor Psiquiatra —recomendado por la gordita—, para resultar unos minutos más tarde, que ese niño es, al mismo tiempo, hermano del ladrón, el doctor mismo, el coleccionista de la Lagunilla y la estatua orinante del jardín. Permiso, voy a orinar.

Archifamosos que luego nadie conoce en la calle, heridas en la cabeza que aparecen un plano más tarde del budazo. Líneas asquerosas asesoradas por Beatriz Novaro ("Cien años de soledad está en la cabeza del lector"). Cliché del cliché de la vida de cineastas, de la sensualidad femenina, siempre dirigida por el hombre, del budismo ultrashallow predigerido. Look de un video tan mal iluminado, encuadrado y operado, que hace extrañar el sistema de producción en set de La Familia Peluche. Incapaces cada uno de ellos, de retratar bien, siquiera a los frívolos personajes que querían autocaricaturizar.

Que no les pase de largo, fotógrafos


Alguien del grupo de Flickr llamado "Arquitectura Poblana" comentó con un emoticon de extrañeza esta foto. Se trata, seguramente, de extrañeza porque mi horizonte está caído, porque mis personajes están muy cerca para ser insignificantes y muy lejos para ser protagonistas. También, supongo, que no estoy cuadrado ni a la arquitectura colonial que nos dio el estatus de "Patrimonio Mundial", ni a la arquitectura moderna, que ha de posicionar a la Puebla entre las megaurbes. Qué digo "megaurbes": "megaubres" del continente.

En fin, soy un desastre como fotógrafo. Raúl Gil debería dirigirme la palabra sólo para retirármela al instante. Lo que no calculan, fotógrafos de zooms del tamaño de un fémur, es que al policía está a punto de caerle un tinaco rotoplás de mil litros y que el otro hombrecillo lo rematará, de un mesazo de té de tres patas y media. Eso, en buen castellano, se llama oportunidad.

La escopeta de la película

 Por Luis Ricardo

Voy a dar un palomazo de clase de Lenguaje Cinematográfico el lunes. Veremos Shooting list, storyboard y plantillas; o sea, realización. Algo que no veremos en clase es lo siguiente.


Jesús Moisés Rodríguez y Rubén Mendoza en Los Bastardos

***

En Los Bastardos (Amat Escalante, 2009), cuando la mujer fuma su crack, la cámara empieza a  ondularse, un movimiento casi imperceptible. Tan imperceptible que, tal vez, si se viera en la tele no se notaría. Ni en el ipod. En el cine, sin embargo, algo nos da náuseas. Esa tensión mental del personaje ya la habíamos conocido en Mulholland Drive, en la secuencia de la pesadilla de la cafetería, pero sin náuseas.

***

Decía don Amat que él había querido hacer un western, y claro que lo hizo. No  sólo de llegar antes que el adversario por la pistola, sino de llegar antes que el adversario por la escopeta. Amat Escalante sabe muy bien que, como buenos mexicanos, no nos toca un revólver, sino una escopeta. Un poncho, un bigote. Este hombre sí conoce y quiere el género, no como Ang Lee y su romance de vaqueros.

Amat nos regala un recurso memorable. El panning que une   ̶o separa  ̶ a los hermanos, metidos en un lío del que todavía no tienen idea. Primero vemos a Rubén, que toquetea el piano, giro a la derecha, Jesús está a punto de toquetear a la mujer. Ya escucho la pregunta de Ayala Blanco: ¿El giro los une o los separa?

En qué piensas cuando compras


Si lo piensas, es muy raro que un objeto tan bello como este Volkswagen Safari no cueste casi nada. El mariscal Rommel usó este modelo en la campaña de África de la segunda Guerra Mundial y lo hizo pasar por tanque de guerra.

Es el auto más bello del mundo. No vale nada.

Common People en catalá

Mi primo Chacho ha encontrado esta versión de la rola favorita de las pistas de baile, de Alex Murillo, mía; y de toda una noventera generación que fantasea, de vez en cuando, con no tener que pensar en el precio de las cosas.

En catalán es una canción igualmente simpática, igualmente prendida.

Interpretada en vivo por Manel en un mercado barcelonés, resulta sensacional. ¡Ese es el feeling!

Sing along with the common people:

S'havia estat cultivant per Grècia, i havia après que és tan important viatjar i jo l'escoltava i deia: "si, si, és clar" seu pare acumulava grans riqueses i jo vaig dir: "en aquest cas, si us plau, anul la cervesa i Posi'ns el vi car "Li va semblar genial Va fer un copet, em va mirar i va dir: "vull viure com viuen els altres, vull fer les coses que fa la gent normal dormir amb qui dormen els altres, estirar amb gent normal com tu " i assumint aquell paper, vaig dir: "bé, veurem que es pot fer" La vaig portar a passejar pel mercat del barri em va semblar un escenari adequat per a començar Va dir: "d'acord, ara es veu que no tenen ni un duro" i va riure i va dir: "! quina gràcia, què estàs boig, ets molt divertit! " Doncs, francament guapa, no sembla que ningú estigui rient aquí Ja t'has pensat millor allò de viure com ho fan els altres, veure les coses que veu la gent normal, dormir amb qui dormen els altres, acostarte amb gent normal com jo I ella no entenia res, i em agafava del braç Comparteix pis amb estranys, busca un treball formal, puja al metro als matins, veu al cinema alguna nit però igualment mai entendràs el que és anar passant els anys esperant la solució que es carregui tanta por No, tu mai viuràs com viuen els altres ni patiràs com pateix la gent normal mai entendràs el fracàs dels altres mai comprendràs com el somni se'ns va quedant a riure i beure i anar tirant i si es pot, ja saps, agafar de tant en tant. Prova a cantar si ho fan els altres i canta forta si et sembla interessant riu a pulmó si ho fan els altres però no us estranyi si et voltes i es riuen de tu que no et sorprengui si estan farts de tu jugant a ser com és la gent normal. Vull dormir amb gent normal com tu ...

El estado de este cerebro

Para este monero las cosas están pasando demasiado rápido. Las pastillas que han cambiado el comportamiento de mi cabeza están logrando un efecto completo. Mi vida laboral estaba destruida hace un año. Ahora la gente vuelve a confiar en mí. Un guión para TV UNAM, la publicación de caricaturas en La Jornada de Oriente; incluso la cancelación del curso de animación al que estoy preinscrito en Cuba.
Hay veces en las que a uno le toca presenciar una riña callejera y, a la distancia, puede tomar conciencia y ponerse a salvo. Hay otras, en las que uno aparece dentro de la riña y, lo que corresponde, es tirar golpes antes de ponerse a salvo. Eso es lo que estoy haciendo. Para alguien que siempre se puso las manos sobre la cabeza a esperar los putazos, este es un avance sustancial.


Lomography, la ironía perfecta

Lomography.com
1991. En pleno deshielo, un ingenioso grupo de estudiantes austriacos de mercadotecnia, visitaron Europa Oriental. En Praga, se dieron cuenta que no tenían cámara fotográfica y compraron una en un polvoso negocio especializado, de los de antes. La cámara, de plástico negro, era la mítica LOMO LC-A.
Se volvieron locos con la luminosidad de la lente, el contraste maravilloso, la súper saturación de color y las viñetas oscuras alrededor de las fotos. Si he de ser sincero, no era para menos.
Vinieron las exhibiciones fotográficas, la sociedad internacional y el término. Lomography.
1991. LOMO invade la World Wide Web (www.lomo.com). También fue este año cuando la primera exposición Lomográfica se celebró simultáneamente en la ciudad de Nueva York y Moscú, con enormes LomoWalls honrando cada ciudad, mostrando las coloridas lomofotos de los demás; meses más tarde, la primera Embajada Lomo se estableció en Berlín.
Aquí aparece el fundamento de la Lomografía. El lomografista es más libre, más simpático, que el clásico fotógrafo snob y sus Leicas millonarias. Los austriacos escriben su decálogo lomográfico: No pienses, sólo dispara.

Pero cómo la copia de la copia de la copia va a ser más cara que la original
La LC-A, fabricada en Leningrado, es abiertamente una copia de la Olympus XA, a su vez, copia de la Cosina CX-1, pero ¿por qué es la más famosa, es mejor? Claro que no, pero si ustedes recuerdan, los estudiantes austriacos son mercadólogos.
¿Cómo posicionaron su producto a los exhorbitantes precios actuales? ¿Fue cuestión de colocarse orejas de Mickey Mouse y tomarle fotos a la alacena de su casa?
Sí. Y otra cosita.

Stephen Schaub 2008
1996. Aparece el elemento decisivo para la suerte de la lomografía. La peripecia decisiva, el tabú del libre mercado, el monopolio.
La fábrica LOMO decide parar la producción de las LC-A. Nuestros héroes vieneses toman el camino de San Petersburgo (antes Leningrado) y convencen -con el apoyo de la sección de negocios de la embajada austriaca- a la fábrica y al alcalde Vladimir Putin, de continuar la producción de las cámaras LC-A. Si y sólo si, les otorgaban el monopolio de la venta de cámaras LOMO a nivel mundial. La misma economía rusa que remató las empresas estatales del petróleo, no se tentó el corazón con la oferta austriaca y aceptó.
  • La ironía perfecta. Las cámaras soviéticas bajo un monopolio comercial.
  • La fábrica rusa finalmente cerró. Sus míticos lentes Minitar y las cámaras Lomo, ahora se hacen en China y se siguen vendiendo en la tienda de los austriacos. Si alguien quiere tomar ese curso completo de marketing, pongan la cafetera y entren a lomography.com
LOMO en México

Entierran bajo las tuberías los vestigios de Cholula

Las obras del colector pluvial dejaron al descubierto vestigios de valor incalculable.

Las autoridades no están dispuestas a proteger o, siquiera a documentar, ese patrimonio y dan plazo de una semana para que continúen las obras del colector pluvial, destructor material del patrimonio cholulteca.

Se destruirán pinturas murales, vestigios arqueológicos, basamentos piramidales y la oportunidad de investigar sobre el lago de San Juan, que aparece en las crónicas de la conquista española de Cholula, segunda ciudad más poblada de América a su llegada.

Julio Glockner: "Las zona arqueológica que ahora se va a destruir muestra construcciones muy elaboradas y apuntan a primera vista a habitaciones de pilli o nobles; sin embargo, lo más importante esta en determinar la fechas a las cuales corresponden esas construcciones; si hay vestigios más antiguos abajo y –tratándose de una zona que fue tránsito de los españoles que vinieron a la conquista de la ciudad– qué papel este cuadrante habitacional de Cholula jugó en la defensa de la ciudad indígena en 1519. Se trata de una zona cuyo valor histórico y simbólico para la historia indígena de Cholula y México no puede ser subestimado."
Eduardo Merlo, el antropólogo funcionario, avaló la reanudación de la obra dañina del patrimonio y, con descaro, pidió dinero para que el INAH estudie lo poquito que rescataron del sitio. Aquí una foto de lo poquito que rescataron.

Ireri y las escaleras exteriores de Montreal

Pregunté en una tienda de fotografía de Montreal si tenían película lomográfica.

-¿Lomografía? -Me contestó el hombre. Ah, claro, esa gente que toma fotos con Holgas. ¿Buscas película 120?

-No, rollo 35; pero ojalá tengas Agfa caduca, lucky de China, algo loco.

-Ilford?

-That'll do.

Tengo el presentimiento de que 1998 será un gran año

Se pronostican calles llenas de subidas y bajadas, cielos un poco morados (¡cielos!) y los autos ochenteros vuelven a circular con mucho éxito. Vemos un desaforado optimismo revolucionario para los latinoamericanos e indiferencia política para los nacidos bajo el signo del sol naciente.

El año noventa y ocho viene emocionante. Hay que elegir el atuendo adecuado para recibirlo.

Ese «algo» de la foto analógica

Ahí tengo un par de rollos listos para revelarse (desde 1998). Los voy a llevar a revelar porque aquel bono de un peso la foto que nunca estrenaste, lo estreno hoy.

He dejado asuntos pendientes, algunos de ellos durante once años. Este en particular, la fotografía analógica, me gusta, porque deja algo a la imaginación. Todo lo contrario de aquellos fotógrafos que te muestran el resultado de sus/tus imágenes megapixeladas, para que las apruebes con un movimiento de cabeza.

(¿La imagen latente estará por ahí, latiendo? ¿Se habrá continuado exponiendo todo este tiempo, o manchando?) WalMart, un poco más adelante, nos lo dirá.

El rollo Jessop lo vendían en Leicester, era el barato. La cámara era desechable. (Más bien fue desechada) Que mi imagen de juventud y la de mis amigos de entonces a quienes no he vuelto a ver, me agarren confesado.

Calamaro rompe jarrones en hotel de Puebla

De lo que pasó después, es fácil hablar. Calamaro acusó al hotel de que alguien le robó dos computadoras personales. Como el hotel no se hizo responsable por los objetos no entregados en la caja, Andrés tres pies montó en cólera y rompió un tibor de un metro, aproximadamente. O sea, un promedio entre su estatura y la de Candy Caramelo.

Del concierto, el recuento es más difícil. Me acuerdo que el autor de Bienvenidos al hotel, quiso entrar al coro aquél de: porque sí, porque sí, porque sí; una estrofa antes, en Sin documentos, cosa que cualquiera puede relatar, menos el reportero de Milenio Puebla. También la euforia del público por corear Olé olé olé Andrés, pero ninguna euforia por ovacionar a Tito Dávila, tanto que el argentino exclamó: "Si van a aplaudir así, voy a llorar".

Antes, Copa Rota, El salmón, La parte de adelante. Ese juntarse bajo y guitarras para tocar agachados, codo con codo, frente al público; como los Stones. Esos pantalones entubados a la Bob Dylan. Ireri que muere un poco con Tuyo siempre, y a mí, que me encanta oírlo: Quiero arreglar todo lo que hice mal, todo lo que escondí, hasta de mí.

Y otra vez, como en octubre, terminó Estadio Azteca con el Martín Fierro.

“Gracias le doy a la virgen/ gracias le doy al Señor/ Porque entre tanto rigor y habiendo perdido tanto/ no perdí mi amor al canto, ni mi voz como cantor”.

iGoogle Theme

Hemos lanzado un par de diseños para la página de inicio iGoogle, el lugar que te permite leer tus mails, revisar seis o siete diarios, tuitear, feisbuquear, etc. desde la misma página. Para probar el tema, dar click en la imagen. A la derecha está el otro diseño.

***

Qué bonita vecindad, el distrito 9 de Puebla

Al ver a la horrible candidata del combo PT-Convergencia que va por mi distrito; y sobre todo al oir sus gritos enloquecidos. Al recordar su promesa de hace un par de años, cuando al final de la mega marcha contra Mario Marín, el góber de los amigos pederastas, la ahora candidata prometió irse a vivir a una vecindad, se retractó y quiso confundirnos respecto de su concepto de pobreza. Por cierto, concepto y práctica que nunca le pidió nadie. Al verla como alternativa tan a la altura del PRD chucho, o del PRI, o de cualesquiera siglas intercambiables, consideré por primera vez la anulación de mi voto.

Pero la cuestión no es la candidata de "qué bonita vecindad, que bonita vecindad, es la vecindad de Maru, que no vale ni un cantavo, pero es linda de verdad". Porque finalmente, la esposa de Samuel Malpica no llegará al congreso. Voy a votar por el PT para mandar más diputados plurinominales del movimiento social a San Lázaro. Alejandro Encinas, por ejemplo.

Habrá que preguntar a la Coalición Salvemos (a) México de dónde sacaron tremenda candidata, pero mientras tanto habrá que decir algo sobre la anulación. Vale la pena tratar de anular al PRIAN y la debacle económica neoliberal. El único que puede hacerlo es el movimiento que dirige el Peje.

Proficiency in English, ¿qué diablos significa?

Mi amigo Luis, que vivió un año en Missouri, piensa que debió presentar el examen al Proficiency in English justo al terminar su curso de maestro de inglés, con la inercia de la práctica diaria del idioma. Yo le preguntaba si él creía que, ya viviendo en México, es más el inglés que uno olvida o el que uno aprende. ¿Será mejor presentarlo antes o después en la vida?

Para tremendo examen, hay que leer las novelas sugeridas, pulir la gramática, los verbos compuestos, las preposiciones, el vocabulario; pero eso siempre. Por cierto, en agosto se dan informes para el examen de diciembre. Es un examen que se puede presentar en dos fechas del año nada más.

Luis y yo creemos que es más lo que aprendemos que lo que olvidamos. Esa es la razón por la que yo no volvería a los 18 años. Esa, que es la mayor razón de todas: no quiero quedarme otra vez sin palabras.

Archivo en precipicio