----------------------------------------------- */ Blog de Luis Ricardo Ramos: enero 2009

El azul de la Aduana Vieja

Mi hermana, que vive en Bremen, se va mañana de vuelta con todo y mi sobrina. Yo, estoy en casa de mis papás, ella duerme aquí. Le prometí darle mi agenda color verde limón con un dibujo que no termino de sombrear. Esto puede tardar horas, porque es a punta de pluma, ashurado, decimos. Mi sobrina es lo máximo (un año tiene). Primero no venía conmigo, no le gustaba que la cargara. Ahora viene y le canto de los beatles y ella me dice algo como tata taa ta brr pm. Y se pone frenética cuando huele mi espagueti.

Ireri espera recuperar mañana la voz. Si es así, presentará la exposición sobre la educación en la II República Española. Tiene que planchar la bandera lila roja y amarilla que le regalaron nuestros compañeros maestros del MCEP, y no quemarla, aunque nuestra plancha es de los años setenta y tiene el acero todo negro.

Yo, que podría estar dibujando, me acuerdo del cielo que se veía mientras montábamos la exposición en el patio de la Aduana Vieja. Azul de invierno. En mi secuencia entre escribir y dibujar, aparece así nomás de pronto y sin sonido, el azul de la Aduana vieja.

No. Ya no aguantamos un solo juego de palabras más con el título de esta película

Rudo y Cursi (México, 2008) Dos hermanos plataneros, uno Rudo (Diego) el otro Cursi (Gael), devienen futbolistas fenómenos, como antes lo fue Resortes; por la intercesión de Batuta, un pintoresco promotor deportivo que anda en cada secuencia con una mujer exuberante de distinta raza; para conocer las mieles de la fama, grabar un disco grupero y cantar como ni en La mala educación habíamos visto a Gael, caer estrepitosamente en todos los vicios conocidos del medio, y volver al pueblo original con la cola entre las bien formadas patas.

La fábula fenomenal presenta veladas alusiones al Jorge Vergara dueño de Omnilife y su intrusión en Las Chivas ("son de la secta de MaryKate"), Cristos crucificados con guantes de portero y que guiñan el ojo en hologramas enmarcados. Acentos costeños norteños imposibles, pero entrañables ("Qué güeey") e incluso formas cariñosas copiadas al mánager argentino ("Hasta luego, queriiiiido"). Una Ninel Conde que ya el más feo de los futbolistas del Amaranto se había pisado, mucho antes que Gael, el Cursi, etcétera.

Una comedia sobre la eterna ignorancia del atleta nuevo rico Púas Olivares y sus explotadores. Una difusa Provincia Mexicana filmada en parte en Venezuela, donde las mujeres tienen un hijo con cada hombre que llega al pueblo, empeñan la licuadora y se rinden frente al narco rey.

Luego de verla, uno piensa que nació una verdadera estrella para la comedia, Diego Luna, que el guión funciona bien. Pero al final, no puede sino pensar que Batuta, el personaje-narrador, no termina de ser el cínico traficante de piernas que necesitamos y acaba rematando con un cursi "por amor al fútbol"; rebasando por la derecha a los hermanos cursi de verdad, Carlos y Alfonso Cuarón.

Esta película no supo elegir entre un narrador cínico o un poeta. Terminó por no decantarse por ninguno. Desde luego que esto no es culpa de Francella. Él, como Batuta, está formidable.

Archivo en precipicio