El azul de la Aduana Vieja

Mi hermana, que vive en Bremen, se va mañana de vuelta con todo y mi sobrina. Yo, estoy en casa de mis papás, ella duerme aquí. Le prometí darle mi agenda color verde limón con un dibujo que no termino de sombrear. Esto puede tardar horas, porque es a punta de pluma, ashurado, decimos. Mi sobrina es lo máximo (un año tiene). Primero no venía conmigo, no le gustaba que la cargara. Ahora viene y le canto de los beatles y ella me dice algo como tata taa ta brr pm. Y se pone frenética cuando huele mi espagueti.

Ireri espera recuperar mañana la voz. Si es así, presentará la exposición sobre la educación en la II República Española. Tiene que planchar la bandera lila roja y amarilla que le regalaron nuestros compañeros maestros del MCEP, y no quemarla, aunque nuestra plancha es de los años setenta y tiene el acero todo negro.

Yo, que podría estar dibujando, me acuerdo del cielo que se veía mientras montábamos la exposición en el patio de la Aduana Vieja. Azul de invierno. En mi secuencia entre escribir y dibujar, aparece así nomás de pronto y sin sonido, el azul de la Aduana vieja.

Entradas populares

Primer manifiesto surrealista [1924] Por André Breton

Lo nuevo es lo olvidado: Luis Ricardo en Liliput Galería Experimental

Acción Mutante: yo en el rock

La abuelita

Inaugura "Cómo se cuenta un chiste". Monos de Luis Ricardo en El Restaurantero Anarquista

Pomodoro/ Composiciones en collage

El trabajo de Luis Ricardo desde que conoció el color

Entradas populares

Primer manifiesto surrealista [1924] Por André Breton

Inaugura "Cómo se cuenta un chiste". Monos de Luis Ricardo en El Restaurantero Anarquista

Cartel de Alejandro Magallanes y peliculón de Raúl Fuentes