Coraline y la llegada del nuevo tren

Una película hablada, a color y en bulto, no es cine, es teatro.

Anoche en la función 3D de Coraline nos pasó un poco lo que al público de Paris que, en 1896, salió disparado de sus asientos al ver pasar un tren de película tan cerca de ellos, como si fuera un tren real. La proyección en 3D, en especial en aquellos momentos de animación 3D tradicional no digital, fue como meter la cabeza en una función de nickelodeon con títeres, lo que también podríamos llamar un teatro negro de prángana, en la que las ideas de profundidad de campo, primeros, segundos y terceros planos, cobraron un sentido literal.

El espacio se transforma brillantemente en caja de luz, lienzo en blanco, sets fantásticos o más realistas, del tipo Toy Story. Pero con personajes diseñados en clave de muñecos y no de actores. La gran metáfora del títere contada con títeres.

Si el cine 3D desplazará al cine animado tradicional, o aun si todavía se le puede llamar cine, no lo sé; pero sí que agradezco empezar a recorrer mentalmente ese y todos los senderos posibles, desde la puerta del tamaño de una muñeca, de Coraline.

Entradas populares

Primer manifiesto surrealista [1924] Por André Breton

Lo nuevo es lo olvidado: Luis Ricardo en Liliput Galería Experimental

Inaugura "Cómo se cuenta un chiste". Monos de Luis Ricardo en El Restaurantero Anarquista

La abuelita

Pomodoro/ Composiciones en collage

El artículo por el que corrieron a John Carlin de El País

El trabajo de Luis Ricardo desde que conoció el color

Entradas populares

Primer manifiesto surrealista [1924] Por André Breton

El artículo por el que corrieron a John Carlin de El País

La abuelita