PSD y otras izquierdas que gravitan

Las boletas electorales generalmente contienen partidos de izquierda. Llamados, socialistas, revolucionarios, democráticos, algunos presentan programas de avanzada, tales como hambre cero, analfabetismo cero, la administración soberana de los recursos del Estado para beneficio de todas y todos, etcétera.

Pero no todas las izquierdas son iguales. En algunos países están muy jodidos. En el Reino Unido, uno vota por la izquierda y la izquierda invade un país árabe. En España, uno vota por la izquierda y la izquierda prohibe y persigue a todos los partidos de izquierda nacionalista del País Vasco. En México, la izquierda (PRI) simulaba que la mayoría votaba por la izquierda y procedía a desaparecer o encarcelar a los militantes de izquierda. En Estados Unidos uno votaba por Clinton y Clinton bombardeaba Belgrado o proponía construir un muro en la frontera con México. En Israel la izquierda ordenó una incursión militar que mató a doce mil niños.

Nos repiten siempre que estas pinches izquierdas tienen de bueno que no son la derecha. Es Echeverría o el fascismo, ¿verdad Carlos Fuentes?

Hay dos izquierdas, una que lucha y la otra que gravita. En Cuba, como el PC lucha mucho, propone la derecha un partido de izquierda moderada. ¿Cómo es posible que no permitan siquiera un partido socialdemócrata?, les encanta lloriquear en los cafés. O en un café internet, ¿verdad Yoani Sánchez? Me parece lógico.

En cambio en México ya tenemos mucha izquierda flotando en el aire como globos, agarrados por el gobierno globero. Está el PRI, izquierda neoliberal. Ya tenemos al PRD chucho, izquierda neoneoliberal. Pero nos traen una nueva opción. ¿A qué putas viene el PSD, partido neoneoneoliberal? ¿A legalizar la mariguana? No me jodan, vividores.
Publicar un comentario

El analfabeta político / Bertolt Brecht

El peor analfabeta es el analfabeta político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida, el precio del frijol, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones políticas.
El analfabeta político es tan ignorante que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la mujer abusada, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Insiste

....