Lomography, la ironía perfecta

Lomography.com
1991. En pleno deshielo, un ingenioso grupo de estudiantes austriacos de mercadotecnia, visitaron Europa Oriental. En Praga, se dieron cuenta que no tenían cámara fotográfica y compraron una en un polvoso negocio especializado, de los de antes. La cámara, de plástico negro, era la mítica LOMO LC-A.
Se volvieron locos con la luminosidad de la lente, el contraste maravilloso, la súper saturación de color y las viñetas oscuras alrededor de las fotos. Si he de ser sincero, no era para menos.
Vinieron las exhibiciones fotográficas, la sociedad internacional y el término. Lomography.
1991. LOMO invade la World Wide Web (www.lomo.com). También fue este año cuando la primera exposición Lomográfica se celebró simultáneamente en la ciudad de Nueva York y Moscú, con enormes LomoWalls honrando cada ciudad, mostrando las coloridas lomofotos de los demás; meses más tarde, la primera Embajada Lomo se estableció en Berlín.
Aquí aparece el fundamento de la Lomografía. El lomografista es más libre, más simpático, que el clásico fotógrafo snob y sus Leicas millonarias. Los austriacos escriben su decálogo lomográfico: No pienses, sólo dispara.

Pero cómo la copia de la copia de la copia va a ser más cara que la original
La LC-A, fabricada en Leningrado, es abiertamente una copia de la Olympus XA, a su vez, copia de la Cosina CX-1, pero ¿por qué es la más famosa, es mejor? Claro que no, pero si ustedes recuerdan, los estudiantes austriacos son mercadólogos.
¿Cómo posicionaron su producto a los exhorbitantes precios actuales? ¿Fue cuestión de colocarse orejas de Mickey Mouse y tomarle fotos a la alacena de su casa?
Sí. Y otra cosita.

Stephen Schaub 2008
1996. Aparece el elemento decisivo para la suerte de la lomografía. La peripecia decisiva, el tabú del libre mercado, el monopolio.
La fábrica LOMO decide parar la producción de las LC-A. Nuestros héroes vieneses toman el camino de San Petersburgo (antes Leningrado) y convencen -con el apoyo de la sección de negocios de la embajada austriaca- a la fábrica y al alcalde Vladimir Putin, de continuar la producción de las cámaras LC-A. Si y sólo si, les otorgaban el monopolio de la venta de cámaras LOMO a nivel mundial. La misma economía rusa que remató las empresas estatales del petróleo, no se tentó el corazón con la oferta austriaca y aceptó.
  • La ironía perfecta. Las cámaras soviéticas bajo un monopolio comercial.
  • La fábrica rusa finalmente cerró. Sus míticos lentes Minitar y las cámaras Lomo, ahora se hacen en China y se siguen vendiendo en la tienda de los austriacos. Si alguien quiere tomar ese curso completo de marketing, pongan la cafetera y entren a lomography.com
LOMO en México

Entradas populares

Primer manifiesto surrealista [1924] Por André Breton

Lo nuevo es lo olvidado: Luis Ricardo en Liliput Galería Experimental

Acción Mutante: yo en el rock

La abuelita

Inaugura "Cómo se cuenta un chiste". Monos de Luis Ricardo en El Restaurantero Anarquista

Pomodoro/ Composiciones en collage

El trabajo de Luis Ricardo desde que conoció el color

Entradas populares

Primer manifiesto surrealista [1924] Por André Breton

Inaugura "Cómo se cuenta un chiste". Monos de Luis Ricardo en El Restaurantero Anarquista

Cartel de Alejandro Magallanes y peliculón de Raúl Fuentes