Con 16 millones de fastidiados gana Obrador

Llevo varios años exponiendo el cálculo siguiente. Para ganar no necesitamos convencer a todos los mexicanos, necesitamos únicamente a 16 millones de personas fastidiadas con el estado de cosas. Razones para estar fastidiados hay muchas, sólo diré un par.

La mezquindad de los gobiernos del PAN, cito a Lorenzo Meyer: "El PAN fue tan poquita cosa que prefirió no completar la transición democrática con tal de que no llegara la izquierda a Los Pinos". Es decir, prefieren entregar el poder al PRI, lo que les arrebata su único logro histórico. Esta ruindad desarma por completo a la derecha, que no fue capaz ni de mejorar las condiciones de vida de la gente, ni quiso llevar al país a la democracia.

Segundo, fastidia la machacona imposición mediática de un candidato. Llega un punto, lo hemos visto en el desafuero, en el que resulta demasiado el avasallamiento de las cabecitas parlantes de la tele contra todo lo que suene a López Obrador. Tanto que genera desconfianza en los sectores neutrales de la sociedad, no sólo en los progresistas. Repetimos que no necesitamos el hartazgo de cien millones de mexicanos, sólo nos bastan 16 millones de ellos.

Ahora, un cálculo optimista. Los dieciséis millones irán a votar por AMLO, no tengo duda que lo harán. El fastidio es mucho. Nos decía el propio López Obrador que debíamos fildear bien las trapacerías del PRI el 1 de julio. Detenerlos, denunciar la compra de votos, el carrusel, las despensas. Llenar de representantes nuestros las casillas y las sedes distritales para evitar que manipulen los resultados. Estábamos en un estadio de beisbol ―con un líder beisbolero― por lo que la metáfora del fildeo es válida.


Sin embargo, yo prefiero el futbol y me gustaría agregar algo a lo dicho por AMLO, una máxima del futbol. "Se gana con goles", no con estadísticas, no con encuestas. 

Los dieciséis millones de votantes que necesitamos para ganar tienen entre sus familiares, amigos o vecinos a alguien que milita en MORENA. López Obrador confía en la estructura que él mismo construyó porque es la que asegura el fildeo anti fraude, pero también asegura que los dieciséis millones de goles caigan ―uno a uno― el día de la elección. Nadie tiene dinero para igualar eso con despensas. 

No hay comentarios.:

El analfabeta político / Bertolt Brecht

El peor analfabeta es el analfabeta político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida, el precio del frijol, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones políticas.
El analfabeta político es tan ignorante que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la mujer abusada, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.