Pessoa y Lisboa


No recuerdo quien me dijo que Lisboa es la ciudad más bella del mundo, pero tampoco olvidé la recomendación, por suerte. Así que aquí estamos. Debo decir que la ciudad no ha quedado a deber. Lo que la diferencia de otros lugares señoriales es su espíritu, vivo, lejano de las ciudades turísticas renovadas, tan cercanas a los parques de diversiones.

Por la calle vemos casas-monumentos históricos habitadas por perros callejeros, borrachines, sombrillas hurtadas de algún bar. También palacios, dignos de albergar a los seres humanos más ilustres del país...

... y leyendas. La más hermosa de ellas es la del burócrata de múltiples personalidades y ligera sensibilidad, como la pluma de un gallito que se eleva por la brisa del mar. Fernando Pessoa, quien dijo:

Oh mar salado, cuánta de tu sal son lágrimas de Portugal

De Pessoa y de Saramago, que nos han dejado trabajar en su biblioteca y sentarnos a su mesa, tendremos que hablar en particular muy pronto. Mientras tanto, la primera imagen, bestia mitológica que aparece entre los símbolos de Portugal.
Publicar un comentario

El analfabeta político / Bertolt Brecht

El peor analfabeta es el analfabeta político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida, el precio del frijol, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones políticas.
El analfabeta político es tan ignorante que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la mujer abusada, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Insiste

....