Terry Gilliam y el sentido de la vida

Por Esteve Plantada . Barcelona

Terry Gilliam es una "leyenda viva del cine" , y así lo presenta Ángel Sala antes de dejarle el micrófono para hacer la master class más esperada del Festival Internacional de Cine Fantástico de Cataluña . Esteve Plantada asistió y nos hace la crónica a la Nube.

Terry Gilliam dio una masterclass en el Festival de Sitges

Con una carrera hecha a base de saltarse normas, de reírse de todo y de aventurarse nuevos horizontes -no siempre alentadores-, Terry Gilliam puede presumir de haber sido el agente americano de los Monty Python, de ser un director de culto y de aparentar ser una persona normal . Autor de obras como El Rey Pescador (1991), 12 Monos (1995), El Imaginario del Doctor Parnassus (2009) o Tideland (2010), fue con una brillante fábula de ciencia ficción distópica que ganarse el fervor de miles de fans ávidos de nuevas maneras de explicar el mundo . Aquella Brazil (1985 ) , basada libremente en el 1984 de George Orwell y protagonizada por Jonathan Pryce, Robert DeNiro y Bob Hoskins, hurgó en la miseria de una futura sociedad estancada, privada de libertades individuales y con el trasfondo del terrorismo de guerrillas .

Y así, como quien no quiere la cosa, asumiendo un rol de "visionario desgraciado", Gillian despliega un extenso catálogo: caótico, genial, controvertido y sin pelos en la lengua. También agorero, es cierto. La fama y los hechos le preceden, y hacen más grande la aureola de mito que vive alejado del establishment convencional. Su particular adaptación de El Quijote (con Johny Depp como Sancho Panza) aún espera una nueva oportunidad , después de acumular todas las desgracias posibles en un rodaje maléfico (inmortalizado en el espléndido documental Lost in La Mancha, de 2002). Pero nada comparable a la trágica muerte, en pleno rodaje, de Heath Ledger, el actor protagonista de El imaginario del doctor Parnassus, sustituido por un triunvirato de actores (Jude Law, Collin Farrell y Johnny Depp) que hacían posible la imposible.

¿Vivirlo o hacer la foto?


"En The Zero Theorem quería representar como internet se relaciona en nuestras vidas". El mundo evoluciona , y son las consecuencias de la deriva de la evolución lo que Gilliam quiere que nos preguntamos mientras avanza el metraje. "Estamos demasiado pendientes de hacer la fotografía y nos olvidamos de vivir el momento" . Los puntos de contacto con Brazil son evidentes, aún vigentes casi 30 años después. "Sí , pero en aquella película el personaje que interpretaba Jonathan Pryce se vuelve loco", un final muy diferente para la película que presenta en Sitges." Aquí no quería dar masticado el final. Está abierto a la interpretación de cada espectador. Lo que tengo claro es que hablamos de un mundo virtual que es manejable: pero hay que preguntarse si este mundo vale realmente la pena". Internet nos hace estar más cerca, o nos separa más, todavía? "Seamos claros: internet sólo sirve para curiosear y para el porno. Y el resto, que es mucho más pequeño, es lo que de verdad importa".

El sentido de la vida

"Hay quien dice que The Zero Theorem es futurista , pero no es así", señala. En todo caso, la obra sí se recrea en un futuro próximo y plantea algunas dudas existenciales. El sentido de la vida es uno. "Yo todavía no lo he encontrado", dice, "por eso sigo haciendo películas, con la esperanza de que alguna me la enseñe". Quizá no es casual que el último filme que hizo con Monty Python fuera, precisamente, El Sentido de la vida (1983), una historia de episodios hecha a base de sketches redondos. "Me sorprendo cuando miro atrás. Quiero pensar que mi forma de escribir los guiones no ha cambiado con el tiempo, pero tengo que reconocer que sí lo ha hecho. Dejar los Monty Python me hizo dar cuenta de que el mundo de la dirección era muy diferente a como trabajábamos. Nosotros sólo necesitábamos un lugar. Pero, al cine, los actores reciben indicaciones y, sorprendentemente, ¡las siguen!". El éxtasis. "¡Es increíble! A los actores les gusta saber que, como director, lo controlas todo y que sabes qué hacer en cada momento. Es por eso que no abro mucho la boca cuando trabajamos".

Ser parte del público

Una de las cosas que caracteriza Gilliam es que siempre consigue sacar registros sorprendentes de sus actores. En su última película cuenta con la presencia de Christopher Waltz, visto en las dos últimas películas de Quentin Tarantino," ya que no quería darle demasiado indicaciones, porque es un actor fabuloso". Sólo le hizo pequeñas anotaciones para evitar que saliera" tan serio como siempre aparece" en sus trabajos. "Le dije que hiciera como si fuera una mezcla entre Marylin Monroe y Judy Holliday". Gilliam no puede evitar reconocer que es muy cuidadoso en la selección de actores." A mí me gusta sentirme parte del público cuando veo trabajar los actores. Me gusta ser físicamente cerca de ellos". Y en The Zero Theorem esto era más fácil que nunca. " ya que todo ocurre en una capilla y lo teníamos todo bajo control".

Un retorno al conservadurismo

Recientemente se ha conocido que se hará una adaptación para la televisión de uno de los grandes éxitos comerciales de Gilliam, 12 Monos. Preguntado por el proyecto, el director afirma que no sabe nada de nada, ni lo quiere. "No tengo ningún control y no pienso ni un minuto en esta adaptación. Sé que no será mejor que la película, eso seguro. Funcionó en su momento porque teníamos un buen guión, aunque los estudios no sabían qué hacer. Ahora bien, no descarto que tenga una mejor dirección, eso sí que podría ser". Y Gilliam protesta, con incredulidad, por el retorno al conservadurismo. "Vivimos una época muy new age, ¡donde se vuelve a adaptar la historia de Moisés! Es un retorno al fundamentalismo. No os extrañe que, en EEUU, lleguen muchas adaptaciones de la Biblia". No se resigna, a pesar de todo. "Esto no quiere decir que sean mejores que las adaptaciones de la Marvel. O sí".

Fuente de inspiración para nuevas generaciones

"Antes veníamos de una época con directores como Buñuel , Fellini o Bergman. Pero ahora, todo lo que veo es de un contenido muy limitado. No veo nada que me inspire y cuesta mucho encontrar ideas frescas". La excepción, según él, es la sorprendente Let the right one in (Thomas Alfredson , 2008), una película de vampiros que explica una cosa vista mil veces, pero desde un punto de vista no explorado antes. "No digo que lo que vemos no sea bueno. Pero, donde diablos son las ideas nuevas?". Y no hay respuesta, mientras habla como dirige, a golpes de genio, de manera fantasiosa, a veces brillante, a veces sólo a pinceladas. Como aquel Quijote que nunca pudo ser, como un loco que tiene los momentos de lucidez precisos para alejarse de su propio personaje. "Ahora que lo pienso , quizá no debería terminarlo, El Quijote", dice, en voz alta." Que sea incompleto me hace mantener en acción y me hace hacer otros proyectos".

Con la misma pasión que asume cualquier pérdida, cualquier renuncia y cualquier futuro que nunca será mejor. Porque, a pesar de todo, Terry Gilliam aún tiene muchas cosas que decir, sufrir y denunciar.
Publicar un comentario

El analfabeta político / Bertolt Brecht

El peor analfabeta es el analfabeta político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida, el precio del frijol, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones políticas.
El analfabeta político es tan ignorante que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la mujer abusada, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Insiste

....