----------------------------------------------- */ Blog de Luis Ricardo Ramos: septiembre 2016

Por fin

Hace unos meses, Laia tendría dos años y medio, mi niña por fin lo dijo, con una voz muy tierna: "Papi, te amo", me volteé muy emocionado para abrazarla, con los ojos vidriosos; y vi que ella jugaba con dos calabazas secas y que el diálogo lo decía el guaje chico al guaje grande. "Papi te amo".

Todo

Soy cuequero como Cuarón, gordo como Del Toro y escondo un apellido como Iñárrutu, lo tengo todo.

Caricaturas de José Hernández

Archivo en precipicio